El tempe contiene proteínas de alto valor biológico, es decir, aporta todos los aminoácidos que el cuerpo necesita para funcionar de manera correcta. Elaborado con soja fermentada, es un ingrediente muy versátil en la cocina que podemos añadir a prácticamente cualquier plato: croquetas, hamburguesas, pastas, estofados…