Si quieres conservar la vista en buen estado y comprobar como mejora sólo tienes que seguir unas pautas muy sencillas. A menudo olvidados, los ojos se tienen que cuidar tanto desde dentro, con una buena alimentación, como desde fuera, a través de lavados oculares y la relajación.