Variedades de arroz, sus propiedades y usos en la cocina

El arroz es, junto con el trigo, el alimento más consumido alrededor del mundo. Tiene un alto valor nutritivo y es rico en fibra y sales minerales, lo que le convierte en una pieza clave en la dieta habitual. Descubre las propiedades y usos en la cocina de las diferentes variedades de arroz que existen.

El campo donde se cultiva el arroz ecológico está muy vivo. El cultivo ecológico aprovecha las especies autóctonas (patos y ranas, por ejemplo), que actúan como depredadores naturales de los insectos que perjudican la cosecha. Y por lo que se refiere a las malas hierbas, se quitan a mano, sin utilizar herbicidas. Así, el ecosistema está en equilibrio y el arroz obtenido es totalmente natural y saludable.

Variedades de arroz, sus propiedades y usos en la cocina

Integral: el más equilibrado

Un alimento es más que la suma de sus nutrientes, y a este plus le llamamos energía vital o bioenergía, que es la calidad intrínseca de un alimento. Todos los granos tienen la capacidad de ser plantas, y este potencial esconde enormes beneficios para nuestra salud y nuestro equilibrio energético, que son, en definitiva, dos caras de la misma moneda.

Desde este punto de vista, el arroz integral es un cereal muy equilibrado que se puede consumir de manera habitual y que tiene numerosas propiedades: aporta energía de larga duración, regula el organismo, fortalece el páncreas y el bazo, expulsa toxinas, se puede tomar en casos de diarrea y náuseas… Además, según la medicina oriental, tiene un efecto calmante sobre el sistema nervioso. Un hecho que, traducido en términos de medicina occidental, tiene que ver con los minerales y las vitaminas del grupo B que contiene.

Blanco: muy digestivo

El arroz blanco ecológico no es tan blanco como el no ecológico, ya que no aporta blanqueadores y sólo ha pasado por el molino. Aunque es más claro que el integral, sigue conservando gran parte de sus propiedades nutricionales, así como sus efectos a nivel digestivo.

Vaporizado: el que no se pasa

Uno de los arroces más utilizados cuando no se tiene experiencia en la cocina, porque ni se pega ni se pasa. Por este motivo también se utiliza para hacer paellas.

Se trata de un arroz más rico en minerales y vitaminas que el arroz blanco, porque antes de quitarle la parte externa (el salvado) se somete a un proceso de vaporizado y secado.

Grano largo: ligero y de cocción corta

El arroz de grano largo es tres veces más largo que amplio. Es ligero, no se pega y se separa fácilmente. Su tiempo de cocción es menor que el del arroz de grano medio y queda suelto y entero, una condición indispensable para preparar ensaladas y guarniciones. Dentro de esta categoría hay diferentes variedades.

Grano medio: ideal para hacer paella

Es entre dos y tres veces más largo que amplio, y comparado con el arroz de grano largo, es más corto e hinchado, tiene un sabor más suave y su tiempo de cocción es superior al del grano corto.

A este grupo pertenece el arroz arborio, considerado como uno de los arroces más finos, porque puede absorber gran cantidad de líquido de la cocción sin ablandarse en exceso.

Grano corto: redondo, sabroso y cremoso

El arroz de grano corto, también llamado redondo, es prácticamente tan largo como amplio y lo puedes encontrar integral o refinado. Se cuece antes que el grano medio y es el más utilizado para elaborar arroces cremosos y risottos italianos.

Descubre nuestra propuesta de recetas con arroz.